Un día apareció un poro en la junta de culata, así que fue el momento de liarnos a hacer una serie de operaciones.

Levantar junta de culata, limpiar culata, rehacer asientos de válvulas, limpieza del bloque completo (sufrió en su juventud algo de “sludge” gracias a los “cuidados” del servicio oficial SAAB) comprobación de desgastes de pistones, cilindros y cojinetes. Todo en orden.



Aquí se ve la culata antes de su limpieza. Se aprecia bastante carbonilla, como es normal, aunque como iba bastante rico de gasolina cuando tenía el antiguo turbo (Garrett GT17) quizás se note mas.



Ya que estaba abierto, hemos aprovechado para cambiar la cadena de distribución. PFS vendía un kit completo de cadena, todos los patines, juntas y engranajes..



Una vez hecho esto, se procede a cambiar los tacos de motor, que estaban un tanto ajados...



Por estas maravillas hechas por Nick Taliaferro de GenuineSAAB en los EE.UU.



Y así quedan..



Ya que la amortiguación se había bajado anteriormente, se instalaron, en el taco trasero de motor, unas arandelas para subir un poco el motor de atrás y hacer que la geometría de las transmisiones volvieran a su ser, sino, quedan ligeramente en ángulo, favoreciendo su desgaste temprano.