Este era el SAABito cuando se compró.



En el lado estetico-cosmético, soló se cedió a un poco de look tuning en el frontal:

Se desmontó la rejilla, cortó la parte plástica, y después de comprar rejilla de aluminio (no se oxida) se montó todo de nuevo, una operación delicada pero sencilla.

Los huecos a los lados de los antinieblas también se hicieron, así como el hueco del intercooler.

Se retiraron las marcas de 93 S del coche, ya que no tenían sentido, al menos para mí :-)

Pedazo de trabajo para pulir y encerar la pintura..

Así quedó...